MARÍA Y PABLO

María y Pablo querían una gran fiesta, una celebración de ensueño, un día inolvidable para ellos y sus seres queridos. Una preciosa masía recibió a los invitados que disfrutaron rodeados de árboles de una cena mágica bajo una carpa de luces. Una boda llena de detalles que terminó con una noche en la que no faltaron los bailes y las lluvias de confeti.